Archivo de la etiqueta: PROSA

CALILA Y DIMNA

Libro

ORÍGENES:

Proceden muchas fábulas y apólogos, aquí insertos, de libros religiosos indios como el Panchatantra (S. III a.C.), el Mahabharata (S. III a.C) o los Vedas (S. II a. C.)

Está escrito en sánscrito Calila y Dimna. En el 750 d.C. será traducido al árabe por Abdalá Benalmocaffa. Habrá que esperar al S XIII para que el rey Sabio lo traslade al castellano.

Calila y Dimna está compuesto por un conjunto de apólogos, fábulas, alegorías y parábolas.

TÍTULO DE  LA OBRA:

El título procede del nombre de dos personajes animales (chacales) que aparecen, curiosamente, sólo en las partes V y VI, capítulos 1 y 2. Éstos representan la infidelidad y la traición.

ESTRUCTURA:

  1. Una primera unidad en la que se mencionan los autores, ya sean reales o ficticios, y se concreta su finalidad didáctica.

Engloba las partes:

I. Preámbulo.

Se cita al filósofo Paydeba, cabeza de los bracmanes, como autor de este libro de sabiduría dedicado para el rey de la India Dibxalim. Paydeba solicitó que no se sacase este libro de la biblioteca nunca; pero con el paso del tiempo, el rey Cosroes le pidió a Burzuit que se lo llevase a Persia. y así lo hizo.

II. Misión de Burzuit en la india.

Se comenta que Burzuit se hizo con el libro gracias a una amistad que trabó allí en Persia, y lo tradujo del sánscrito al persa. Como recompensa, le demanda al  rey Cosroes que se le permita añadir una parte en esta obra con su biografía.

III. Biografía de Burzuit por Buzuryumbur Benalbujtukán.

Este personaje es un médico reputado caracterizado por un comportamiento ejemplar y despreocupado por el mundo material. Dirigió su vida hacia una senda espiritual ascética, pero no se decantó por ninguna religión concreta.

IV. Exposición del libro que Abdalá Benalmocaffa puso en lengua árabe.

Abdalá nos explica la finalidad “doceo et delectare” del libro.

2. La segunda unidad supone el cuerpo narrativo. Se desarrolla la obra directamente. Está constituida por el conjunto de apólogos, parábolas, fábulas (proverbios sometidos a una “amplificatio”) con su moraleja que se intercalan a modo de “matrioshkas”. Pretenden orientar nuestra conducta hacia la prudencia, la templanza o la sabiduría.

Todos los capítulos guardan su cohesión a través de la apertura de todos los capítulos con la petición del rey Dibxalim a Paydeba de que le ejemplifique un proceder posible sobre determinado tema que aquél mismo le propone; y se cohesionan, además, por su intención moral.

V. Capítulo 1: El león y el buey.

El rey el pide a Paydeba que el cuente cómo una tercera persona puede enemistar a dos amigos. Se incluyen los siguientes relatos:

  • El anciano con tres hijos.
  • El león y el buey.  (Capítulo este en el que aparecen Calila y Dimna y quejerarquiza este capítulo)
  • El mono del carpintero.
  • El zorro y el tambor.
  • El apólogo del ermitaño.
  • El cuervo y la serpiente.
  • La garza y el cangrejo.
  • El conejo y el león.
  • Los pescadores y los tres peces.
  • La chinche y la pulga.
  • El ánade y el lucero de la luz.
  • El adive, el chacal y el cuervo contra el camello.
  • La marea y el chorlito.
  • La tortuga y los dos ánades.
  • Los monos, el pájaro y la luciérnaga.
  • El hombre estúpido y el mendaz.
  • La sierpe, la garza y la comadreja.
  • Las ratas que comen cien minas.

VI. Capítulo 2: Inquisición sobre Dimna.

El rey Dibxalim le pide a paydeba que continúe la historia de Calila, Dimna y el león, en la que presente las excusas de Dimna y su castigo.

  • La mujer que se entregó al siervo.
  • El médico sabio y el médico ignorante.
  • El labrador y las dos mujeres.
  • El halconero y la mujer del sátrapa.

VII. Capítulo 3: La paloma collarada.

Paydeba, después de la petición de Dibxalim, cuenta una historia sobre hermanos bien avenidos.

  • La paloma collarada, el ratón, la gacela y el cuervo.
  • El ratón, el ermitaño y el huésped..
  • La mujer que cambia el sésamo descascarillado por el sésamo entero.
  • El castigo del lobo.

VIII. Capítulo 4: Los búhos y los cuervos.

Los cuervos y los Búhos

Paydeba ejemplifica una historia sobre los enemigos en los que no se puede confiar y en la posibilidad de que surja una reconciliación con el enemigo.

  • Los búhos y los cuervos.
  • El conejo que afirmaba que la luna era suya.
  • El conejo, el pardillo y el gato garduño.
  • La banda que consiguió quitarle el chivo a un ermitaño.
  • El ladrón, el comerciante y su mujer.
  • El anacoreta que se salvó del ladrón y del demonio.
  • El carpintero que juzgó falso lo que veía.
  • La ratita a la que ofrecieron casarse con el sol.
  • La serpiente vieja y el rey de las ranas.

IX. Capítulo 5: El mono y la tortuga.

Paydeba relata cuentos sobre algo que se necesita y luego se pierde. “Conservar algo es más hacedero que conservarlo”.

  • El mono y la tortuga.
  • El pollino sin orejas ni corazón.

X. Capítulo 6: El asceta y la comadreja.

El rey Dibxalim solicita un cuento sobre la gente impulsiva e irreflexiva.

  • El asceta y la comadreja.
  • El anacoreta que derramó por la cabeza la manteca y la miel.

XI. Capítulo 7: El ratón y el gato.

Paydeba cuenta la historia de un hombre que tiene muchos enemigos, logra zafarse de ellos y se amista con alguno.

  • El ratón y el gato.

XII. Capítulo 8: El rey y el pájaro Fanza.

El rey Dibxalim le pide a Paydeba que, en este caso, transmita una historia sobre personas con algún pleito de sangre pendiente y que deben guardarse del oponente.

  • El rey y el pájaro Fanza.

XIII. Capítulo 9: El león y el chacal asceta.

Paydeba cuenta el apólogo del rey que rehabilita a alguien que castigó sin tener culpa.

  • El rey y el pájaro Fanza.

XIV. Capítulo 10: La leona, el arquero y el chacal.

Paydeba cuenta el relato de aquel que daña a alguien y las consecuencias que se derivan, y cómo el daño le previene de ser injusto.

  • La leona, el arquero y el chacal.

XV. Capítulo 11: Ilad, Bilad e Irajt.

Paydeba trata el tema de la benignidad y sus beneficios sobre el poder real.

  • Ilad, Bilad e Irajt.
  • La paloma macho y la hembra.
  • El mono y las lentejas.

XVI. Capítulo 12: El ermitaño y su huésped.

Sobre quien deja un trabajo seguro y tranquilo por otro desconocido.

  • El ermitaño y su huésped.
  • El cuervo que quería andar como una codorniz.

XVII. Capítulo 13: El peregrino y el orfebre.

Comenta Paydeba el caso de aquel que hace favores fuera de lugar y espera que se agradezcan.

  • El peregrino y el orfebre.

XVIII. Capítulo 14: El hijo del rey y sus compañeros.

Recomienda paydeba mesura, porque la fortuna y el poder divino pueden más que la inteligencia, el trabajo y la hermosura.

  • El hijo del rey y sus compañeros.
  • El peregrino y las abubillas.

XIX. Capítulo 15: Mihráis, rey de los ratones.

Le pide el rey Dibxalim que  ejemplifique cómo identificar un buen consejero y sus beneficios.

  • Mihráis, rey de los ratones.
  • El rey del Nilo, su ministro y la cavidad de la montaña.
  • El asno que fue por cuernos y salió sin orejas.

XX- Capítulo 16: Las garzas y el zarapito.

Paydeba cuenta la historia de la traición entre amigos.

  • Las garzas y el zarapito.
  • El mono y los sesos de la serpiente.
  • Los gatos que vencieron al lobo.
  • El ratón que no creyó al gato que hablaba lealmente.

XXI. Capítulo 17: La paloma, el zorro y el airón.

Por último, el rey Dibxalim le pide que le cuente una historia sobre aquel que aconseja a los demás, pero no lo sabe hacer a sí mismo.

  • La paloma, el zorro y el airón.

Calila y Dimna

ALGUNOS PROVERBIOS:

  • “El agua que cae en la roca sin cesar acaba horadando la piedra más fuerte, así la palabra con el ser humano”.
  • “El hombre cae dos veces en la misma piedra”.
  • “A las personas se las conoce en las desgracias; al que es leal, en el dar; a los hermanos, en las calamidades; a la familia, en la miseria”.
  • “Las heridas que hace la lengua no se curan, y los tajos que da son irreparables”
  • “Todo lo ardiente tiene algún contrario que lo apague: para el fuego, el agua; para el veneno, el antídoto; para la pena, la resignación; para el amor, la separación. Sin embargo, el fuego del rencor nunca se extingue”.
  • “El rencor nunca cesa de buscar razones, tanto como el fuego necesita leña”.
  • “La persona que tiene una llaga en la planta del pie debe curársela si quiere caminar”.
  • “Lo que das recibirás”
  • “La persona que se contenta y se da por sastisfecha vive descansada; mientras que la codiciosa y ávida vive cansada e inquieta”.
  • “Lo que descompone la benevolencia sólo lo compone la prudencia”.
  • “Lo que no quieras para ti no lo quieras para los demás”.
  • “El prudente no se apesadumbra por tener poco, pues el dinero es el entendimiento y sus obras no pueden serle arrebatadas”.
  • “Personas con las que conviene ser amigo:capaces de sentir, capaces de dar”.
  • “El poderoso es a imagen de la vid, que no trepa por los árboles más altos, sino por los que tiene a su alcance”.
  • “El que llama a la puerta del poderoso es el que ha perdido el reparo, soporta la humillación, contiene su ira y es amable con todos”.
  • “El que no afronta el miedo, tampoco logra el deseo”.

Fragmento de la obra. Alegoría del que pasa de un peligro a otro.

Et busqué ejemplo e comparación para ello, et vi que semejan en esto a un home que con cuita e miedo llegó a un pozo e colgóse dél, e trabóse a dos ramas que nacieran a la orilla del pozo e puso sus pies en dos cosas a que se afirmó e eran cuatro culebras que sacaban sus cabeza de sus cuevas; et en catando al fondón del pozo vio una serpienta la boca abierta para le tragar cuando cayese, et alzó los ojos contra las dos ramas, e vio estar en las raízes dellas dos mures, el uno blanco e el otro negro, royendo siempre que non quedaban; et él pensando en su facienda e buscando arte por do escapase, miró a suso sobre sí, e vio una colmena llena de abejas en que había una poca de miel et comenzó a comer della, e comiendo olvidósele el pensar en el peligro en que estaba, et olvidó de como tenía los pies sobre las culebras e que non sabía cuándo se le ensañarían, nin se le membró de los dos mures que pesaban de tajar las ramas, et cuando las hobiesen tajadas que caería en la garganta de la serpienta. Et seyendo así descuidado e negligente acabaron los mures de tajar las ramas, et cayó en la garganta del dragón et pereció. Et yo fice semejanza del pozo a este mundo que es lleno de ocasiones e de miedos; e de las cuatro culebras a los cuatro humores que son sostenimiento del home; et cuando se le mueve alguna dellas es le atal como el venino de las víboras o el tósigo mortal. Et fice semejanza de los dos ramos a la vida flaca deste mundo, et de los mures negro y blanco a la noche e al día, que nunca cesan de gastar la vida del home; e fice semejanza de la serpienta a la muerte, que ninguno non puede escusar; e fice semejanza de la miel a esta poca de dulzor que home ha en este mundo, que es ver, e oír, e sentir, e gostar, e oler, e esto le face descuidar de sí e de su facienda, e fácele olvidar aquello en que está et fácele dejar la carrera por que se ha de salvar.

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo APUNTES LITERATURA, LIBROS RECOMENDADOS

TIPOS DE COMPAÑÍAS DE TEATRO SEGÚN AGUSTÍN DE ROJAS (S. XVII)

 

El viaje entretenidoRAM.- ¿Qué es gangarilla?

SOL.- Bien parece que no habéis vos gozado de la farándula, pues preguntáis por una cosa tan conocida.

RÍOS.- Yo tengo más de treinta años de comedia y llega ahora a mi noticia.

SOL.- Pues sabed que hay ocho maneras de compañías y representantes, y todas diferentes.

RAM.- Para mí es tanta novedad ésa como esotra.

ROJAS.- Por vida de Solano, que nos la digáis.

SOL.- Habéis de saber que hay bululú, ñaque, gangarilla, cambaleo, garnacha, bojiganga, farándula y compañía. El bululú es un representante solo, que camina a pie y pasa su camino, y entra en el pueblo, habla al cura y dícele que sabe una comedia y alguna loa: que junte al barbero y sacristán y se la dirá porque le den alguna cosa para pasar adelante. Júntanse éstos y él súbese sobre un arca y va diciendo: «agora sale la dama» y dice esto y esto; y va representando, y el cura pidiendo limosna en un sombrero, y junta cuatro o cinco cuartos, algún pedazo de pan y escudilla de caldo que le da el cura, y con esto sigue su estrella y prosigue su camino hasta que halla remedio.

Ñaque es dos hombres (que es lo que Ríos decía agora ha poco de entrambos); éstos hacen un entremés, algún poco de un auto, dicen unas octavas, dos o tres loas, llevan una barba de zamarro, tocan el tamborino Y cobran a ochavo y en esotros reinos a dinerillo (que es lo que hacíamos yo y Ríos); viven contentos, duermen vestidos, caminan desnudos, comen hambrientos y espúlganse el verano entre los trigos y en el invierno no sienten con el frío los piojos.

Gangarilla es compañía más gruesa; ya van aquí tres o cuatro hombres, uno que sabe tocar una locura; llevan un muchacho que hace la dama, hacen el auto de La oveja perdida, tienen barba y cabellera, buscan saya y toca prestada (y algunas veces se olvidan de volverla), hacen dos entremeses de bobo, cobran a cuarto, pedazo de pan, huevo y sardina y todo género de zarandaja (que se echa en una talega); éstos comen asado, duermen en el suelo, beben su trago de vino, caminan a menudo, representan en cualquier cortijo y traen siempre los brazos cruzados.

RÍOS.- ¿Por qué razón?

SOL.- Porque jamás cae capa sobre sus hombros.

Cambaleo es una mujer que canta y cinco hombres que lloran; éstos traen una comedia, dos autos, tres o cuatro entremeses, un lío de ropa que le puede llevar una araña; llevan a ratos a la mujer a cuestas y otras en silla de manos; representan en los cortijos por hogaza de pan, racimo de uvas y olla de berzas; cobran en los pueblos a seis maravedís, pedazo de longaniza, cerro de lino y todo lo demás que viene aventurero (sin que se deseche ripio); están en los lugares cuatro o seis días, alquilan para la mujer una cama y el que tiene amistad con la huéspeda dale un costal de paja, una manta y duerme en la cocina, y en el invierno el pajar es su habitación eterna. Éstos, a mediodía, comen su olla de vaca y cada uno seis escudillas de caldo; siéntanse todos a una mesa y otras veces sobre la cama. Reparte la mujer la comida, dales el pan por tasa, el vino aguado y por medida, y cada uno se limpia donde halla: porque entre todos tienen una servilleta o los manteles están tan desviados que no alcanzan a la mesa con diez dedos.

Compañía de garnacha son cinco o seis hombres, una mujer que hace la dama primera y un muchacho la segunda; llevan un arca con dos sayos, una ropa, tres pellicos, barbas y cabelleras y algún vestido de la mujer, de tiritaña. Éstos llevan cuatro comedias, tres autos y otros tantos entremeses; el arca en un pollino, la mujer a las ancas gruñendo, y todos los compañeros detrás arreando. Están ocho días en un pueblo, duermen en una cama cuatro, comen olla de vaca y carnero, y algunas noches su menudo muy bien aderezado. Tienen el vino por adarmes, la carne por onzas, el pan por libras y la hambre por arrobas. Hacen particulares a gallina asada, liebre cocida, cuatro reales en la bolsa, dos azumbres de vino en casa y a doce reales una fiesta con otra.

En la bojiganga, van dos mujeres y un muchacho, seis o siete compañeros, y aun suelen ganar muy buenos disgustos, porque nunca falta un hombre necio, un bravo, un mal sufrido, un porfiado, un tierno, un celoso ni un enamorado: y habiendo cualquiera de éstos, no pueden andar seguros, vivir contentos, ni aun tener muchos ducados. Éstos traen seis comedias, tres o cuatro autos, cinco entremeses, dos arcas, una con hato de la comedia y otra de las mujeres. Alquilan cuatro jumentos, uno para las arcas y dos para las hembras, y otro para remudar los compañeros a cuarto de legua (conforme hiciere cada uno la figura y fuere de provecho en la chacota). Suelen traer, entre siete, dos capas, y con éstas van entrando de dos en dos, como frailes. Y sucede muchas veces, llevándosela el mozo, dejarlos a todos en cuerpo. Éstos comen bien, duermen todos en cuatro camas, representan de noche, y las fiestas de día, cenan las más veces ensalada, porque como acaban tarde la comedia, hallan siempre la cena fría. Son grandes hombres de dormir de camino debajo de las chimeneas, por si acaso están entapizadas de morcillas, solomos y longanizas, gozar de ellas con los ojos, tocarlas con las manos y convidar a los amigos, ciñéndose las longanizas al cuerpo, las morcillas al muslo y los solomos, pies de puerco, gallinas y otras menudencias en unos hoyos en los corrales o caballerizas; y si es en ventas en el campo (que es lo más seguro), poniendo su seña para conocer dónde queda enterrado el tal difunto. Este género de bojiganga es peligrosa, porque hay entre ellos más mudanzas que en la luna y más peligros que en frontera (y esto es si no tienen cabeza que los rija).

Farándula es víspera de compañía; traen tres mujeres, ocho y diez comedias, dos arcas de hato; caminan en mulos de arrieros y otras veces en carros, entran en buenos pueblos, comen apartados, tienen buenos vestidos, hacen fiestas de Corpus a doscientos ducados, viven contentos (digo los que no son enamorados). Traen unos plumas en los sombreros, otros veletas en los cascos, y otros en los pies, el mesón de Cristo con todos. Hay Laumedones de «ojos, decídselo vos», que se enamoran por debajo de las faldas de los sombreros, haciendo señas con las manos y visajes con los rostros, torciéndose los mostachos, dando la mano en el aprieto, la capa en el camino, el regalo en el pueblo, y sin hablar palabra en todo el año.

En las compañías hay todo género de gusarapas y baratijas: entrevan cualquiera costura, saben de mucha cortesía; hay gente muy discreta, hombres muy estimados, personas bien nacidas y aun mujeres muy honradas (que donde hay mucho, es fuerza que haya de todo), traen cincuenta comedias, trescientas arrobas de hato, diez y seis personas que representan, treinta que comen, uno que cobra y Dios sabe el que hurta. Unos piden mulas, otros coches, otros literas, otros palafrenes, y ningunos hay que se contenten con carros, porque dicen que tienen malos estómagos. Sobre esto suele haber muchos disgustos. Son sus trabajos excesivos, por ser los estudios tantos, los ensayos tan continuos y los gustos tan diversos, aunque de esto Ríos y Ramírez saben harto, y así es mejor dejarlo en silencio, que a fe que pudiera decir mucho.

RÍOS.- Digo que me habéis espantado.

RAM.- Agora os confirmo por el mayor cómico que tiene el suelo.

Deja un comentario

Archivado bajo TEXTOS LITERARIOS

EL VIAJE ENTRETENIDO. AGUSTÍN DE ROJAS VILLALDRANDO.

El viaje entretenidoAutor: Agustín de Rojas Villaldrando (1572-1635)

 

Obra: El viaje entretenido.

 

Época:  Barroco. Año de composición: (1603)

 

GÉNERO:

 

Se le han atribuido diferentes tipos de géneros, desde la novela costumbrista hasta la novela miscelánea o didáctica.

 

  • Novela didáctica. Su intención es enseñar un conjunto de conocimientos relacionados con el teatro, las edades del hombre, los mitos, los dientes, la Casa de Austria…
  • Novela costumbrista: Se nos habla del estilo de vida cotidiano de las compañías teatrales del siglo XVII con sus preocupaciones y reflexiones propias de la época.Está lejos del idealismo de otras novelas de moda en la época, como las novelas de caballerías o las pastoriles.
  • Novela miscelánea: Una característica fundamental es la gran variedad de temas y géneros incluidos: emplea prosa y verso; hay partes dialogadas y narradas. Tenemos la autobiografía, cuentos, sonetos o loas.

 

ESTRUCTURA:

 

Está constituido por cuatro libros cuyo hilo de unión se encuentra en el viaje que realizan los dramaturgos Ríos, Solano, Ramírez y Rojas desde Sevilla a Burgos y las constantes referencias al mundo de la comedia.  A medida que avanzan, Rojas va recitando un conjunto de loas (10 por libro, es decir, 40 en total) de diferente temática. De esta manera “entretienen” su recorrido.

LIBRO I: Parten de Sevilla.

LIBRO II: Toledo celebran el Corpus.

LIBRO III: Se van a Valladolid.

LIBRO IV: Burgos. Fin de trayecto.

Representación.jpg

CLASIFICACIÓN TEMÁTICA DE LAS LOAS:

 

  1. Panegírico a las ciudades visitadas de España y sus monumentos: Granada, Sevilla, Segovia, Toledo, Salamanca…
  2. De tema moral: Reflexiona sobre temas de hondo calado humano como la fortuna, la discreción, la codicia, el mal matrimonio…
  3. Religiosas: Sobre los siete pecados capitales, la fiesta del Corpus, la creación del mundo o Cristo.
  4. Mitología: las edades del mundo o Venus y Cupido.
  5. Tema literario: Clasificación de compañías de teatro. Se cita a Juan del Encina “aquel insigne poeta que tanto bien comenzó”, Lope de Rueda, Lope de Vega, Cervantes, Rey de Artieda… También alude a otros cultivadores de loas: salomón, Petrarca, Píndaro…
  6. Tema circunstancial: Dedica loas a los días de la semana, a las letras R y A, a los dientes, a los ladrones, la Casa de Austria, defensa y crítica contra las mujeres, las moscas, los cerdos…

 

 Índice de loas que aparecen en la obra:

  • Presentación de la compañía de Gómez – Sevilla
  • Desventuras del comediante cobrador
  • La ramera fea
  • Todo lo nuevo aplace
  • Rojas y los rufianes
  • Las naciones del mundo. El comediante ermitaño
  • Cautiverio de Rojas
  • La comedia
  • El sastre de la luna
  • La primavera
  • Granada
  • María y Rojas
  • Venus y Cupido
  • Loa a lo divino para el Corpus de Toledo
  • Sátira de las mujeres
  • Elogio de las mujeres
  • Enigma de la mujer
  • La mosca
  • La Casa de Austria
  • Los vocabularios
  • Los dientes
  • El hombre que quería volar
  • El silencio
  • El amor
  • Presentación de la compañía de Ríos
  • La letra A
  • La letra R
  • Alabanza de una ciudad
  • El Santísimo Sacramento
  • El caballero del Milagro
  • La loa. El domingo
  • La fortuna. El lunes
  • La soberbia. El martes
  • La envidia. El miércoles
  • La templanza. El jueves
  • Los malcasados. El viernes
  • La ingratitud. El sábado.
  • Los ladrones.
  • El cerdo.
  • Las cuatro edades del mundo.

Deja un comentario

Archivado bajo APUNTES LITERATURA

SUEÑOS. FRANCISCO DE QUEVEDO.

 

Está constituido por cinco partes que siguen este orden:

 

  1. SUEÑO DEL JUICIO FINAL
  2. EL ALGUACIL ENDEMONIADO
  3. SUEÑO DEL INFIERNO
  4. EL MUNDO POR DE DENTRO.
  5. SUEÑO DE LA MUERTE.

 

En todos aparece una acumulación de escenas sueltas y cortas que se suceden sin estructura fija y dan cabida a gran cantidad de episodios producidos por la fantasía y juegos verbales del autor.

 

Los sueños impares (1, 3 y 5) se refieren a las postrimerías de la teoría católica, es decir, el juicio, la muerte, el infierno y la gloria.

Los sueños pares (2 y 4), además de ser más cortos, son variaciones del Sueño del infierno y el Sueño de la muerte.

 

El título alude a su principal influencia, que es la literatura alegórica, concretamente: La divina comedia de Dante.

Sueños

TEMAS:

 

Crítica de los vicios de diferentes costumbres y oficios en España, visto desde una perspectiva moralizante, alegórica e irónica.

 

Por una parte se aborda la corrupción de oficios y costumbres bajo un prisma

 

  1. religioso: la soberbia, la lujuria, la avaricia o la envidia.
  2. Moral: la necedad, la adulación, la habladuría, los enamorados o los maldicientes.

 

Por otra parte trata un tema más político-económico centrado en el dinero como símbolo del mal. Se queja Quevedo de los nuevos ricos “los nuevos don”, las estafas de muchas profesiones para alcanzar riquezas: sastres, boticarios, letrados, médicos, escribanos…

 

Todo ello contextualizado en un viaje al más allá.

 

ESTILO:

 

El autor, asimilado al narrador, aparece en primera persona y funciona como espectador o participa de la acción a través de los diálogos.

 

Usa la ANAMORFOSIS, que consiste en la descomposición descriptiva de los elementos/ personas en sus características llamativas y la reconstrucción por acumulación. Sirve dicha técnica para criticar/burlarse y reflejar un mundo caótico. Dicho de otra manera, enumera y superpone rasgos externos ordenados de tal modo que resulten caricaturescos.

 

Recursos retóricos frecuentes: tendencia a la hipérbole, el equívoco, la concatenación, las metáforas, la paronomasia o el desplazamiento calificativo.

 

Léxico: uso de neologismos, palabras de origen popular, habla de germanías, jergas profesionales y refranes. Con respecto a los diálogos, se aproxima al lenguaje de las comedias y los entremeses.

 

SUEÑO DEL JUICIO FINAL:

Juicio final.jpg

Dice Homero que los sueños son obra de Zeus y que él los envía.

Un mancebo, tocando la trompeta, movió la tierra para que salieran los muertos a cumplir con su juicio. El trono lo ocupa Dios. Poco a poco van apareciendo distintas “figuras”: mercaderes, prostitutas, médicos (junto con aquellos a los que no les salvaron la vida), curas, poetas, enamorados, filósofos, abogados, sastres, abogados, barberos, ladrones, boticarios…  que aprovecha para caricaturizarlos.

 

El primero que aparece en el juicio es Adán. Luego le sigue Judas Iscariote, Pilatos, Herodes, Mahoma, Lutero… Todos aparecen satirizados con mayor o menor dureza.

 

EL ALGUACIL ENDEMONIADO:

Alguacil.jpg

Describe burlescamente a los alguaciles con gran saña: “los diablos estamos en los alguaciles de mala gana”. Los diablos huimos de la cruz, y ellos la toman como instrumento para hacer el mal”.

 

Quevedo viaja al infierno y se encuentra a los enamorados, los aduladores, los cornudos, los que se enamoraron de viejas, algunos reyes corruptos, muchas  mujeres y a los jueces (la justicia se fue al cielo, porque en la tierra no le hacían caso. La vara de la justicia se usa para robar más que los ladrones).

 

EL SUEÑO DEL INFIERNO:

Infierno.jpg

Describe lo que observa guiado por el ángel de la guarda. Le enseña dos salidas: el de la derecha: senda llena de asperezas, abrojos y malos pasos, donde iba gente desnuda y flaca que no miraba hacia atrás. Ése es el camino de la virtud y el bien. Y la vereda de la izquierda: Lleno de lujos y fiestas. Aquí se citan a los médicos, letrados, unos pocos soldados, sacerdotes, boticarios, sastres, cocheros, juglares, (una juglaresa que “dio plato de sí misma a todo apetito), bufones (aduladores), mercaderes, astrólogos, dueñas, sodomitas, boticarios, hidalgos engreídos, pasteleros (“nos condenamos por el pecado de la carne sin conocer mujer”), mujeres que besaban, zapateros (“se van al infierno por su pie y por el pie de otros”), … Representa el tramo del mal y del vicio. También comenta que hay gente que escoge atajos para cambiar de senda, o sea, los hipócritas, a los que define como “heces del mundo, desechos de la tierra”… Sigue con herejes precristianos: ofiteos (adoradores de la serpiente de Adán y Eva), cainanos (seguidores de Caín), Mahoma, Mesalina, Lutero, Calvino, herodianos…

Dice un diablo: “- Tres cosas hacen ridículos a los hombres: la nobleza, la honra y la valentía”.

 

EL MUNDO POR DE DENTRO:

 

Habla primeramente sobre la vanidad: “deseo peregrino de las cosas, aliméntase con la variedad y diviértese con ella. Dura sólo la pretensión de ellos, porque en llegando cualquiera a ser poseedor, es justamente descontento, porque la novedad es el afeite que más nos atrae”.

A continuación aborda el tema del paso del tiempo con un anciano llamado Desengaño. Éste le enseña el mundo tal cual es. Lo lleva a la Calle Mayor: Hipocresía. Todo el mundo tiene aquí su casa: sastres, caballeros, alcahuetas, prostitutas, verdugos, cornudos, zapateros. La hipocresía es el comienzo y final de todos los pecados. Esto lo ejemplifica con el entierro de una mujer, ya que todos los presentes están por algún interés.

 

SUEÑO DE LA MUERTE:

Muerte.jpg

Critica a médicos (“tienen en el pulgar una piedra tan grande (anillo valioso), que cuando toma el pulso, pronostica al enfermo la losa”), boticarios (“medicamentos caducados en las redomas de puro añejos”).

Dice Quevedo, con respecto al proceso de la muerte: “el clamor del que muere empieza en el almirez del boticario, va al pasacalles del barbero, paséase por el tablado de los guantes del doctor, y acábase en las campanas de la iglesia”).

Continúa su sátira con los habladores, chismosos, mentirosos, entrometidos, mujeres y su carácter voluble.

Le lleva la Muerte al infierno. La presencia de ésta no es la clásica; no aparece con guadaña y esquelética. Allí le enseña los tipos de fallecimientos: muerte de frío, de amor, de miedo, de risa y de hambre. “Dionos Dios una vida y muchas muertes”.

 

Después se encuentra a Juan del Encina, a D. Enrique de Villena y a personajes que intervienen en refranes de la época para solicitarle a Quevedo que, cuando regrese al mundo de los vivos, les pida a los demás que no los mencionen y dejen de extender su imagen estereotipada. Así se topa con el rey Perico, Chisgarabís, el rey que rabió, Pero Grullo, Cantimpalos, el Otro, Trochimochi, Garibay, Vargas, Villadiego, Mari-Rabadilla, Perico de los Palotes, la dueña Quintañona, el bobo de Coria, Pedro Urdemalas, Matalascallando, Juan de Buen Alma,  el sastre del Campillo…hasta Diego Moreno, personaje que se rebela contra Quevedo por el trato que le profirió en el entremés en el que incluyó éste bajo el título de Hallazgo de Diego Moreno. Quevedo le responde sarcásticamente que Diego “fue el primer hombre que endureció de cabeza los matrimonios”. Esto se debe la fama de cornudo que aparece en dicho entremés.

 

Finaliza con Quevedo despertando de su sueño y afirmando: “la gente sin pretensión y desengañada, más atiende a enseñar que a entretener”.

Deja un comentario

Archivado bajo APUNTES LITERATURA

PARODIA DE D. ENRIQUE DE VILLENA POR QUEVEDO.

Incluido en su obra Sueños. Concretamente El sueño de la muerte. Sueños

Descubriose una grandísima redoma de vidrio; dijéronme que llegase, y vi un jigote

(Guiso) que se bullía en un ardor terrible y andaba danzando por todo el garrofón, y poco a poco se fueron juntando unos pedazos de carne y unas tajadas, y desta se fue componiendo un brazo y un muslo y una pierna, y al fin se coció y enderezó un hombre entero. De todo lo que había visto y pasado me olvidé, y esta visión me dejó tan fuera de mí que no diferenciaba de los muertos.   — ¡Jesús mil veces!—dije—. ¿Qué hombre es este, nacido en guisado, hijo de una redoma?  En esto oí una voz que salía de la vasija, y dijo:

— ¿Qué año es este?  —De seiscientos y veinte y dos—respondí.  —Este año esperaba yo.  — ¿Quién eres —dije—, que parido de una redoma, hablas y vives?  — ¿No me conoces?—dijo— ¿La redoma y las tajadas no te advierten que soy aquel famoso nigromántico de Europa *? ¿No has oído decir que me hice tajadas dentro de una redoma para ser inmortal?

 

*D. Enrique de Villena.

Deja un comentario

Archivado bajo TEXTOS LITERARIOS

DESCRIPTIO PUELLAE

Se trata de un tópico literario que se basa en la descripción de la dama, en la enumeración de sus características. Proponemos unos ejemplos clásicos de la literatura española.

DEL LIBRO DE BUEN AMOR. (1330, aproximadamente)

En este primer caso, D. Amor le aconseja al protagonista el tipo ideal de mujer.

Amor medieval

Busca muger de talla, de cabeça pequeña;
Cabellos amarillos, non sean de alheña;
Las çejas apartadas, luengas, altas, en peña;
Angosta de cabellos: ésta es talla de dueña.
Ojos grandes, someros, pintados, reluzientes,
E de luengas pestañas, bien claras, paresçientes;
Las orejas pequeñas, delgadas; para ál mientes
Si ha el cuello alto: atal quieren las gentes.
La nariz afilada, los dientes menudillos,
Eguales, e bien blancos, un poco apartadillos;
Las enzivas bermejas; los dientes agudillos;
Los labios de la boca bermejos, angostillos.
La su boca pequeña, así de buena guisa;
La su faz blanca, sin pelos, clara e lisa.
Puña de aver muger que la vea sin camisa,
Que la talla del cuerpo te dirá: «esto aguisa»
Si dexier que la dueña non tiene ombros muy grandes,
Nin los braços delgados, tú luego le demandes
Si ha los pechos chicos; si dize «sí», demandes
Contra la fegura toda, porque más çierto andes.
Si diz que los sobacos tiene un poco mojados
E que ha dichas piernas e luengo los costados,
Ancheta de caderas, pies chicos, socavados,
Tal muger non la fallan en todos los mercados.

LA CELESTINA (1499)

Nacimiento de Venus.jpg

CALISTO.-  Comienzo por los cabellos. ¿Ves tú las madejas del oro delgado que hilan en Arabia? Más lindos son y no resplandecen menos. Su longura hasta el postrero asiento de sus pies, después crinados  y atados con la delgada cuerda, como ella se los pone, no ha más menester para convertir los hombres en piedras.
SEMPRONIO.- (Aparte.) Más en asnos.
CALISTO.-  ¿Qué dices?
SEMPRONIO.-  Dije que esos tales no serían cerdas de asno.
CALISTO.-  ¡Ved qué torpe y qué comparación!
SEMPRONIO.-  (Aparte.) ¿Tú cuerdo?
CALISTO.-  Los ojos verdes rasgados, las pestañas luengas, las cejas delgadas y alzadas, la nariz mediana, la boca pequeña, los dientes menudos y blancos, los labios colorados y grosezuelos, el torno del rostro poco más luengo que redondo, el pecho alto, la redondez y forma de las pequeñas tetas, ¿quién te la podría figurar? ¡Que se despereza el hombre cuando las mira! La tez lisa, lustrosa, el cuero suyo oscurece la nieve, la color mezclada, cual ella la escogió para sí.
SEMPRONIO.-  (Aparte.) ¡En sus trece está este necio!
CALISTO.-  Las manos pequeñas en mediana manera, de dulce carne acompañadas; los dedos luengos; las uñas en ellos largas y coloradas, que parecen rubíes entre perlas. Aquella proporción, que ver yo no pude, no sin duda, por el bulto de fuera juzgo incomparablemente ser mejor que la que Paris juzgó entre las tres diosas.

GARCILASO DE LA VEGA (Primera mitad del S. XVI)

Retrato de una mujer joven. Botticelli.jpg

En tanto que de rosa y azucena
se muestra la color en vuestro gesto,
y que vuestro mirar ardiente, honesto,
enciende al corazón y lo refrena;

y en tanto que el cabello, que en la vena
del oro se escogió, con vuelo presto
por el hermoso cuello blanco, enhiesto,
el viento mueve, esparce y desordena;

coged de vuestra alegre primavera
el dulce fruto, antes que el tiempo airado
cubra de nieve la hermosa cumbre.

Marchitará la rosa el viento helado,
todo lo mudará la edad ligera
por no hacer mudanza en su costumbre.

FERNANDO DE HERRERA ( Segunda mitad del S. XVI)

Ardientes hebras, do s’ ilustra el oro,
de celestial ambrosía rociädo,
tanto mi gloria sois y mi cuidado,
cuanto sois del Amor mayor tesoro.

Luzes, qu’ al estrellado y alto coro
prestáis el bello resplandor sagrado,
cuanto es Amor por vos más estimado,
tanto umilmente os onro más y adoro.

Purpúreas rosas, perlas d’ Oriente,
marfil terso, y angélica armonía,
cuanto os contemplo, tanto en vos m’ inflamo;

y cuanta pena l’ alma por vos siente,
tanto es mayor valor y gloria mía;
y tanto os temo, cuanto más os amo.

LUIS DE GÓNGORA (S. XVII)

Mientras por competir con tu cabello,
oro bruñido el Sol relumbra en vano,
mientras con menosprecio en medio el llano
mira tu blanca frente el lilio bello;

mientras a cada labio, por cogello,
siguen más ojos que al clavel temprano,
y mientras triunfa con desdén lozano
del luciente cristal tu gentil cuello;

goza cuello, cabello, labio y frente,
antes que lo que fue en tu edad dorada
oro, lilio, clavel, cristal luciente,

no sólo en plata o viola truncada
se vuelva, mas tú y ello juntamente
en tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada.

Rubens. Venus ante el espejo.jpg

LOPE DE VEGA (S. XVII)

No queda más lustroso y cristalino
por altas sierras el arroyo helado,
ni está más negro el ébano labrado,
ni más azul la flor del verde lino.

Más rubio el oro que de Oriente vino,
ni más puro lascivo y regalado
espira olor el ámbar estimado,
ni está en la concha el carmesí más fino.

Que frente, cejas, ojos y cabellos,
aliento y boca de mi Ninfa bella,
angélica figura en vista humana.

Que puesto que ella se parece a ellos,
vivos están allí, muertos sin ella,
cristal, ébano, lino, oro, ámbar, grana.

Deja un comentario

Archivado bajo APUNTES LITERATURA, TEXTOS LITERARIOS

GIOVANNI BOCCACCIO

Biografía: http://www.biografiasyvidas.com/biografia/b/boccaccio.htm

OBRAS:

  • Filocolo: (=Pena de amor)Novela bizantina que narra los amores de Florio y Biancafiore (Blancaflor)
  • Filostrato: (=Vencido de amor) Poema narrativo en octavas  de argumento mitológico.
  • Teseida.
  • Elegía di Madonna Fiammetta.
  • Mujeres ilustres en romance: Libro de Giovanni Boccacio que nos narra y explica los valores de un conjunto de mujeres del mundo clásico que han llegado a influir en épocas posteriores: desde Eva, Opis, Medea y un largo etcétera.

    Pincha aquí para ver Mujeres ilustres

  • EL DECAMERÓN:

Durante la peste en Florencia (1348), siete mujeres y tres hombres se encuentran en una iglesia y, para evitar la tristeza, deciden contarse cuentos para entretenerse. Boccaccio

Se compone de diez jornadas en las que cada uno relata un cuento, es decir, cien en total. En cada jornada, uno propone un tema distinto. Los personajes se retiran a un lugar idílico. éstos son:

  1. Pánfilo: Amante afortunado.
  2. Filostrato: Amante traicionado y desesperado.
  3. Dioneo: Gozador sin prejuicios y siempre alegre.
  4. Pampinea: Joven prudente y serena, enamorada y correspondida en su pasión.
  5. Filomena: sabia y discreta, pero llena de fogoso deseo.
  6. Elisa: Adolescente amargada, esclava de un doloroso y violento amor.
  7. Neifile: Muy joven también, pero gozosa, pronta al canto e ingenuamente lasciva.
  8. Emilia: Enamorada de sí misma como Narciso.
  9. Lauretta: Amante celosa.
  10. Fiammeta: Disfruta los goces de un amor correspondido.

Los tres hombres responden a las tres facetas del autor; tres momentos de su existencia. Las tres mujeres representan las proyecciones típicas y ejemplares del mundo de los afectos y pasiones.

E interés del Decamerón reside en los cuentos, autónomos entre sí. impera la temática amorosa, objeto de la reflexión juvenil del artista; pero aparecen también otros afectos que se funden y mezclan entre sí como reflejo de la compleja vida. Se siguen dos direcciones en el vasto mar de la fantasía de Boccaccio: la materia amorosa: La fuerza indomable de la pasión, aceptada serenamente o disfrazada por argucias y falsedades; y el culto a la inteligencia: desde la vista de la astucia del delincuente, hasta la dignidad del caballero. El hombre vil y astuto con fines egoístas o el hombre refinado con fines nobles.

Esta concepción del amor es humana y realista. También se observa un amor noble capaz de sacar de su natural rudeza al hombre que lo experimenta.A veces, es una pasión poderosa que aferra a la criatura, arrastrándola a un torbellino de su lógica particular, al heroísmo o la exasperación, a la beatitud o la locura. Puede llegar incluso a la inspiración erótica. El motivo obsceno es tema de risa y maliciosa complacencia en otros autores. Para Boccaccio es un pretexto más para la pintura lúcida y penetrante de ambientes y de caracteres. Por ejemplo: el relato de la monja y la abadesa: no se centra en los detalles lascivos, sino en la descripción finísima del ambiente conventual, con sus envidias, sus chismorreos y sus hipocresías. Muchos de esos relatos de amor licencioso se transforman en novelas de burla y astucia, abriendo camino a la exaltación de la inteligencia humana. Lo mismo sucede con aquellos cuentos destinados a poner en ridículo los cultos supersticiosos de los nuevos santos o contra el comercio de reliquias.

Encontramos además las inmortales figuras de los tontos, variadas en sus actitudes, sus móviles y su espíritu. Junto a ellos, aparece el mundo de los pícaros, los criminales, los charlatanes, los embaucadores, los viciosos y los cortesanos.

ESTILO:

El discurso varía de acuerdo con las circunstancias. Aparece un lenguaje fresco, colorido, lleno de sonoridad, delicado y sobrio, entreverado de ingenio y finura psicológica, así como también impregnado de solemne y trágica elocuencia. Los motivos formales derivan de la tradición culta y de la literatura popular.

El Decamerón es una obra muy variada, rica en elementos trágicos, elegíacos, patéticos, cómicos, burlescos, serios, nobles… Se enfrenta con la multiforme y compleja psicológica humana (no con ánimo de guía, sino enderezador o corrector de costumbres a la luz de una idea trascendente)

Selección de cuentos desde Ciudad Seva

Deja un comentario

Archivado bajo APUNTES LITERATURA, VÍDEOS