Archivo de la etiqueta: CLÁSICO GRECOLATINO

FLAVIO JOSEFO

Historiador (37 d. C.- 101 a. C.)

Flavio JosefoLideró la revuelta contra Roma en el año 66. Desgraciadamente, su fortaleza acabó cayendo, pero consiguió escapar.

Una esclava judía, después de ser encarcelada y torturada, delató la posición de Flavio. Éste y sus compañeros determinaron  suicidarse colectivamente. Flavio realizó un sorteo para que se fueran muriendo uno a uno. Parece ser que éste hizo trampas. Cuando se quedaron Flavio y otro, se acabaron entregando a los romanos.

Sobra decir que la fama de Josefo fue lamentable, porque se le tomaba por cobarde y tramposo.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo ANECDOTARIO

VIRGILIO Y EL FUNERAL DE UNA MOSCA

Virgilio: poeta romano (70 a. C- 19 a.C)

VirgilioOrganizó una fastuoso funeral por una mosca. ¿Enloqueció? No, tiene su sentido.

Es esa época sostenía el poder un triunvirato formado por Octavio Augusto, Marco Emilio Lépido y Marco Antonio. Éstos, para agradecer el servicio a los legionarios jubilados, determinan repartir entre ellos las tierras expropiadas a los grandes terratenientes. Virgilio era uno de éstos. Pero era sabedor de una cláusula (la letra pequeña) que libraba de este acto a aquellas tierras  que fuesen sagradas. Por eso celebró el entierro, y se desembarazó de esta confiscación de sus bienes.

Deja un comentario

Archivado bajo ANECDOTARIO

EN BUSCA DE UNA PATRIA. PENELOPE LIVELY

En busca de una patriaSe trata de una adaptación de la epopeya clásica griga La Eneida de Virgilio (70 a. C.-19 a. C.)  En ella nos cuenta la legendaria creación de Roma.

Como se dio un cambio de gobierno ocupado por Augusto, éste le pidió al gran poeta de su época que escribiera una obra en la que exaltase el Imperio Romano. Virgilio escogió a Eneas como protagonista del libro. Eneas era el héroe troyano que se salvó de la famosa guerra que aparece en La Ilíada contra los griegos. Huyó Eneas de esta batalla y corrió innumerables aventuras. Entre ellas destaca la relación que vivió éste con la reina Dido de Cartago. Como tuvo que abandonarla, ella prometió venganza. De este modo se justifica las guerras cartaginesas.

 

Deja un comentario

Archivado bajo LIBROS RECOMENDADOS, VÍDEOS

CICERÓN

(106 a.C.- 43 a.C.)

Cicerón, caracterizado por ser un excelente orador,  dan fe las famosas Catilinarias, discursos que denunciaron un preparado golpe de estado ideado por Catilina. denuncia a Publio Cornelio CicerónLéntulo por conspirar contra el senado romano. Después de la sentencia a muerte de éste, Cicerón le prometió a la familia devolverles el cuerpo de Léntulo. Pero no lo hizo. Esto provocó que la familia se quisiera vengar de él, especialmente Marco Antonio, su hijastro. Si además añadimos que con Las Filipicas denuncia a Marco Antonio y su deseo de imponer una dictadura, ya podemos imaginarnos el odio que pudo despertar Cicerón en Marco Antonio.

Pasados unos años se produjo el momento ideal, dado que el protector de Cicerón, Octavio Augusto, estaba muy lejos. Marco Antonio aprovechó la situación y mandó a Popilio Lenas para que lo ejecutara. Curiosamente, éste fue defendido por Cicerón en una ocasión. Pero a Popilio no le tembló el brazo a la hora de cumplir su macabra función. Luego, Marco Antonio mandó clavar la cabeza de Cicerón y las manos en el foro.

Se dice que Fulvia, mujer de Marco Antonio, le clavó una aguja en la lengua cuando estaba colgado en el foro su rostro.

Deja un comentario

Archivado bajo ANECDOTARIO

LA MUERTE DE ESQUILO

Dramaturgo (525 a.C.- 456 a.C)

EsquiloTiene el enorme prestigio de ser el “PADRE DE LA TRAGEDIA”.

Su muerte, tema que nos importa, fue tragicómica. Según se nos cuenta, después de visitar al oráculo y decirle a Esquilo que “morirá aplastado por una casa”, éste no supo cómo reaccionar. ¿Cómo se puede aplastar una casa a alguien? Lo mejor sería evitar acercarse a una casa y, más aun si ésta está en malas condiciones.

Lo cierto es que el oráculo, en este caso, no falló.  Esquilo le cogió gusto a los espacios abiertos, donde no hay casas, y fue allí donde se desarrolló la tragedia. Estando disfrutando de un agradable día de campo: los pajarillos piando, las flores mostrando su excelso colorido, el cielo azul… nada teóricamente podría salir mal. Sin embargo le cayó la casa en su cabeza y lo mató. ¿Cómo? Pues parece ser que un quebrantahuesos (pájaro que suele capturar sus presas y despeñarlas para matarlas y comérselas después) apresó a una tortuga y la arrojó al suelo con tan mala suerte que se cayó en la cabeza del desgraciado Esquilo.

 

Deja un comentario

Archivado bajo ANECDOTARIO, VÍDEOS

SAFO DE LESBOS

Poetisa (Lesbos  650 a.C.- 580 a.C.)Safo III

Poetisa griega cuyo tema más destacado es el amor melancólico dotado de gran sensibilidad. Ella creó la “Casa de las servidoras de las musas” allí en Lesbos, dedicada  a otras mujeres para ser, más que esposas y madres (típico en aquella época),  expertas en danza y literatura.

Se conservan, desgraciadamente, 650 versos  solamente. Pero han llegado para convertirla en una autora muy polémica, ya que el hecho de escribir poemas amorosos dirigidos a mujeres la condenaron y tacharon de “demonio” y de sentir un amor antinatural. Por eso se convirtió en un símbolo ideológico, sin haberlo querido, que duró milenios.

SafoII

I

Viniste, hiciste bien, te anhelaba a mi lado,

a ti, que enfriaste mi corazón ardiente de deseo.

II

Tengo una preciosa niña, que a las flores de oro

puede parangonar su belleza, mi muy amada Cleis.

No la daría yo ni por toda la Lidia ni por la deseable…

III

Estrella de la tarde, tú traes todo

lo que dispersó la esplendorosa Aurora,

traes la oveja, traes la cabra,

traes junto a su madre al zagal.

IV

De veras, estar muerta querría.

Ella me dejaba y entre muchos sollozos

así me decía:

“¡Ay, qué penas terribles pasamos,

ay, Safo, que a mi pesar te abandono!”

Y yo respondía:

“Alegre, vete, y acuérdate

de mí. Ya sabes cómo te quería.

Y si no, quiero yo recordarte…

cuántas cosas hermosas juntas gozamos.

Porque muchas coronas

de violetas y rosas y flores de azafrán

estando conmigo pusiste en tu cabeza,

y muchas guirnaldas entretejidas,

hechas de flores variadas,

alrededor de tu cuello suave.

Y ungías toda tu piel…

con un aceite perfumado de mirra

y digno de un rey

y sobre un mullido cobertor

junto a la suave…

suscitaste el deseo…

Y no había baile ninguno

ni ceremonia sagrada

donde no estuviéramos nosotras,

ni bosquecillo sacro…

…el repicar…

…los cantos…

(Poemas extraídos de Antología de la poesía lírica griega. Alianza editorial.

 

Deja un comentario

Archivado bajo ANECDOTARIO

EL MITO DE FAETÓN.

Febo, dios del sol, era el encargado de dar luz y calor a la Tierra a través de su carro tirado por caballos indómitos que sólo obedecían a su amo.

 

Faetón era el hijo de éste y de su esposa Climene. Febo no podía detenerse ni tan siquiera para hacer una caricia a su hijo. Esto apenaba a Faetón, porque además los hombres lo ridiculizaban cuando afirmaba de quién era realmente hijo. Creían que el ser hijo de Apolo era una mentira.

Faetón quiso demostrar al mundo que él era, efectivamente, hijo del dios del sol. El joven le pidió a su padre que le concediese un deseo para confirmarle que se trataba de su padre de verdad. Febo aceptó y éste le pidió que le dejase guiar su carro celestial. Éste intentó disuadirlo de tal acción, pero ante la caprichosa insistencia de su hijo y de la promesa hecha, no tuvo más remedio que aceptar.

 

Febo le dio instrucciones muy concretas y exigentes para que no provocase un cataclismo mundial: Debía mantener con fuerza las bridas todo el día, no mirar al suelo y mantener la distancia adecuada con respecto a la Tierra.

 

FaetónPoco a poco a Faetón se le encendió el espíritu de prepotencia sobre los demás, se despistó oteando la maravilla de su paso por las alturas e imaginándose las envidias de los demás. Los caballos aprovecharon el descuido para desbocarse. Esto originó un caos en el planeta, ya que el carro se aproximó demasiado a él y quemó cultivos, aldeas, campos…Estas llamas llegaron al cielo.

 

Gea, la madre tierra, le pidió a Zeus que remediara tanto dolor. Éste descubrió que no era Febo el piloto y lo fulminó con un rayo.

10 comentarios

Archivado bajo TEXTOS LITERARIOS