LOA DE LA LETRA A. AGUSTÍN DE ROJAS.


Fragmento contenido en El viaje entretenido:

A.jpgYo, entendiendo parecerme

a uno de estos que se emplean

en cosas tan levantadas,

quise alabar esta letra,

que es A, por ser de mi nombre,

mejor por ser la primera

que todas las que le siguen,

pues todas vienen tras ésta.

Digo, pues, que Dios se llama

en griego y en lengua hebrea,

Alfa et o y Adonaí,

y Agnus Dei en cielo y tierra.

Los ángeles que crió

son las criaturas primeras;

donde Dios baja es altar

y ara donde se recrea.

El primero signo es Aries,

y Acuario el postrero llega;

también Apolo es el cuarto

de todos siete planetas,

y los ejes de aquel cielo,

que esta máquina sustentan,

llaman Ártico y Antártico,

y astros llaman las estrellas.

De todos cuatro elementos

los tres se nombran con ésta:

aire y agua, y en el texto

se nombra árida a la tierra.

Crió Dios al primer hombre,

que fue Adán, y aqueste peca;

diole ánima, albedrío;

hizo en un árbol la ofensa,

restauróle amor divino,

fue Anunciación medianera,

trájola el ángel, diciendo:

Ave María, gratia plena.

Ancilla Domini, dio

la Virgen por su respuesta;

su madre se llamó Ana,

Aula Virginalis ella.

El primer mártir fue Abel;

patriarca Abrahán era;

primer pontífice Aaron;

Amós y Albacuc profetas.

En un arca salvó Dios

sus escogidos en tierra,

a sus apóstoles hizo

vice dioses en su ausencia.

La primer ciudad cristiana

fue Antioquía la primera;

Ambrosio y Agustino

son doctores de la Iglesia.

Tres partes del mundo son

Asia, Africa y América;

y si extendemos la vista

por árboles, plantas, hierbas,

veremos almoradux,

alhelíes, azucenas,

achicoria, acelgas, ajos,

ajonjolí, alcaravea,

anís, arrayán, ajenjos,

azahar, alpiste, avena,

amapolas, albahaca,

alfalfas, apio, alhucema,

ambrosía, acanto y amomo,

ajonje, amaro y adelfas;

los árboles, avellanas,

albaricoques, almendras,

aceitunas, alcaparras,

azufaifa, amacenas,

alcarchofas, algarrobas,

sin otras muchas sin éstas.

Es el águila caudal

de todas las aves reina;

la más libre es el azor,

el alcón la más ligera;

de animales, el armiño

más bello y casto en limpieza;

el más fuerte es el abada,

el áspid más en fiereza,

el más pequeño, arador;

el más dulce es el abeja,

el más ponzoñoso, araña

y más el asno en nobleza.

Los primeros navegantes;

Argonautas, y Argo era

la primera nave que hubo,

y lo que la nao gobierna

son aguja, y astrolabio;

tienen árboles por fuerza,

y con áncoras y amarras

aquestas naves se aferran.

Éstas han menester armas,

arcos, astas, y en troneras,

arcabuces, alabardas,

y si faltaran rodelas,

alfanjes, adarga, arnés,

ardid, ánimo y alteza.

Son Atenas y Alcalá

depósito de las ciencias.

Fue Alejandro rey del mundo,

Augusto, señor de Grecia,

Antioco, rey de Egipto,

Ariadna, reina en Creta,

Asaraco, rey de Troya,

Ascanio, el hijo de Eneas,

el mejor pintor, Apeles;

Arquímedes, Avicena,

Anaxágoras y Aristes,

inventores de las ciencias,

de éstos príncipe Aristóteles,

y Ariosto de poetas.

Alpes y Apeninos, montes

son los que ellos más celebran,

y porque se vea más claro

el valor de aquesta letra,

sólo al mudo se le entiende

a, a, a de todas ellas,

y entre todas las demás,

no pronuncian más de aquesta.

Principales instrumentos

que nuestra vida sustentan,

han sido aguijón y azada,

aguijada, arado y reja.

Son los mejores pescados

que el mar en su seno encierra,

albur, acedia y atún,

aguja, arañas y almejas.

De las Indias orientales

vienen alfombras de seda,

ámbar, algalia y almizcle,

anime, algodón, alheña,

alabastros, amatistas,

sin otras preciosas piedras,

aljofares, abanillos,

para estas señoras reinas.

Ellas dicen: alma, amigo,

amor, déme una agujeta,

arivique, argentería,

alfileres y arandelas,

albayalde y alcanfor,

arrebol y arrebolera,

azafrán para la toca,

arina para la artesa,

almidón para las mangas,

azúcar para la lengua,

alcohol para los ojos,

alumbre para las muelas,

anillos para los dedos,

arillos a las orejas.

Lo que ha menester mi autor,

auditorio en la comedia,

ayuntamiento, aparatos,

atención, aplauso, alteza,

auxilio y autoridad,

argentum et aurum etiam.

 

RAM.- No he visto yo ninguna de alabanza de letra en romance como ésta, sino en prosa o verso castellano.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo TEXTOS LITERARIOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s