PARODIA DE D. ENRIQUE DE VILLENA POR QUEVEDO.


Incluido en su obra Sueños. Concretamente El sueño de la muerte. Sueños

Descubriose una grandísima redoma de vidrio; dijéronme que llegase, y vi un jigote

(Guiso) que se bullía en un ardor terrible y andaba danzando por todo el garrofón, y poco a poco se fueron juntando unos pedazos de carne y unas tajadas, y desta se fue componiendo un brazo y un muslo y una pierna, y al fin se coció y enderezó un hombre entero. De todo lo que había visto y pasado me olvidé, y esta visión me dejó tan fuera de mí que no diferenciaba de los muertos.   — ¡Jesús mil veces!—dije—. ¿Qué hombre es este, nacido en guisado, hijo de una redoma?  En esto oí una voz que salía de la vasija, y dijo:

— ¿Qué año es este?  —De seiscientos y veinte y dos—respondí.  —Este año esperaba yo.  — ¿Quién eres —dije—, que parido de una redoma, hablas y vives?  — ¿No me conoces?—dijo— ¿La redoma y las tajadas no te advierten que soy aquel famoso nigromántico de Europa *? ¿No has oído decir que me hice tajadas dentro de una redoma para ser inmortal?

 

*D. Enrique de Villena.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo TEXTOS LITERARIOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s