SOR MARÍA JESÚS DE ÁGREDA


Se trata de una escritora barroca semimística. Destacamos sus obras en prosa: Mística ciudad de Dios y Vida de la Virgen.


Su fama, más que por ser autora, se debe a su relación epistolar con Felipe IV. Cuando éste regresaba a la Corte visitó a la abadesa (1643) y quedó tan admirado de su ingenio y conversación que convinieron en sostener correspondencia, que habría de mantenerse rigurosamente en secreto. Felipe IV, tardíamente arrepentido de su pasada incuria y desalentado ya por entero ante los males que acuciaban a España, sólo esperaba el remedio de un milagro de la providencia. En medio de su preocupación buscó consuelo y consejo en las cartas de aquella monja carente de experiencia humana (tomó el hábito a los 18 años), y le consultaba difíciles problemas de gobierno, sobre los que la monja sólo podía aconsejar en base a las noticias del propio rey. Sorprende, sin embargo, la sagacidad y buen sentido que muestra siempre en los destinos del país. Esta relación la sostienen más de veinte años en las que tratan temas políticos, desdichas familiares e íntimas congojas. La sinceridad de las cartas hace inapreciables estos testimonios que tienen, con frecuencia, el significado de verdaderas autosemblanzas.

Deja un comentario

Archivado bajo ANECDOTARIO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s