CALDERÓN Y LAS CRÍTICAS ECLESIÁSTICAS


De la vida personal de Calderón se sabe muy poco, a diferencia de la de Lope. Sin embargo se conoce que tuvo un hijo, de una madre desconocida, al que se dirigía siempre con el nombre de “sobrino”. En 1651 se ordena sacerdote y lo reconoce oficialmente como hijo suyo. Éste acabaría muriendo muy joven.

Una vez que tomó los hábitos, la Iglesia lo censuró por escribir comedias profanas, al mismo tiempo que se las pedían los reyes. Calderón tomó la decisión de escribir una carta al patriarca de las indias, que fue el que lo censuró, diciendo la conocida frase de: “o es malo o es bueno. Si es bueno no se me obste, y si es malo, no se me mande”.

Al final, decidió escribir sólo para el palacio.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo ANECDOTARIO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s