Archivo mensual: noviembre 2011

¡NO AL RACISMO!

Cuando nací, era negro.
Cuando crecí, era negro.
Cuando tomo el sol, soy negro.
Cuando tengo miedo, soy negro.
Cuando estoy enfermo, soy negro.
Cuando muera, seré negro,
mientras tú, hombre blanco:

Cuando naciste, eras rosado.
Cuando creciste, eras blanco.
Cuando tomas al sol, te pones rojo.
Cuando hace frío, te pones azul.
Cuando tienes miedo, te pones verde.
Cuando estás enfermo, te pones amarillo.
Cuando mueras, serás gris.

Deja un comentario

Archivado bajo ANECDOTARIO

ENRIQUECIENDO EL LÉXICO: HABER

Sustituye el verbo HABER en estas oraciones por otros sin que se repita ninguno.

  • En mi interior hay una inquietud que me deja intranquilo.
  • En Roma hubo una civilización que alteró el mapa de la Europa de aquella época.
  • He hecho un cambio en mi comportamiento para que mejoren mis resultados académicos.
  • Hay una torre impresionante en esta que se alza majestuosa hacia el cielo.
  • En todas las junglas hay un peligro constante todos los días.
  • En Londres hay una niebla que nos recuerda a Jack el destripador.
  • En ese partido político no hay tantos simpatizantes como los había antes.
  • En el día de hoy ha habido una lluvia ininterrumpida.
  • En la Edad Media ha habido numerosas conjuras.
  • En el hotel en el que estamos, ha habido ha habido un récord de huéspedes.
  • Hubo un ruido ensordecedor por culpa de la bomba que ha habido.
  • Hay rumores maliciosos sobre tu relación.
  • Según el juez hay indicios sobre tu vinculación en el caso del robo.
  • Cuando hablas de ese tema hay siempre un gran silencio.
  • En esa esquina de la calle los fines de semana hay unos olores hediondos.
  • Dicen que todos los días hay un crimen en esta ciudad.
  • Haremos una fiesta para celebrar el evento.
  • Hay muchas personas en esta lista de aprobados.
  • Hay muchas dudas sobre el arbitraje de ese partido.
  • Desde el día que se publicó ese libro, ha habido muchas críticas.
  • Desde ayer hay un temporal insoportable.

Deja un comentario

Archivado bajo EJERCICIOS LENGUA CASTELLANA

ENRIQUECIENDO EL LÉXICO: TENER

Sustituye el verbo TENER por otro, teniendo en cuenta que no se puede repetir ninguno:

  • El libro El señor de los anillos tiene tres partes.
  • Esa señora tiene muchas joyas en el cuerpo.
  • Cuando era joven tenía muchos proyectos para su futuro.
  • Cuando vio que había aprobado el último curso tuvo una sensación de placer indescriptible.
  • Antes de entrar a enfrentarse al examen tuvo muchos nervios.
  • Tiene buena salud desde que visitó a este médico.
  • Tuvo un gran interés por la lectura del nuevo libro.
  • Como investigador tuvo una gran actividad intelectual.
  • Siempre ha tenido un cargo de gran responsabilidad.
  • Tiene una gran esperanza con su nueva pareja.
  • Tiene unos síntomas que me recuerdan a la gripe.
  • Desde que cumplió los dieciocho tiene una ideología muy radical.
  • En política nunca ha tenido una postura muy clara.
  • Ese jarabe tiene efecto a las dos horas.
  • La rosa siempre ha tenido fama de tener un perfume muy agradable.
  • Habla con mi primo, porque tiene contactos por todo el mundo.
  • No puede salir de su habitación, ya que tiene una enfermedad  muy contagiosa.
  • Lo mejor que le puede pasar es que tenga unas metas y las persiga con ganas.
  • Ha tenido unas calificaciones en los exámenes envidiables.
  • Se ha dedicado a gastar su dinero en el juego y eso le ha llevado  tener una vida desgraciada.
  • En esta casa tienen el mando tus padres, aunque no te guste.
  • No tenemos los recursos necesarios para irnos de excursión a la sierra en invierno.
  • Ascender una montaña en invierno tiene sus peligros.
  • Esa persona tiene tanta curiosidad por la vida de los demás, que ha conseguido despertar el recelo de todos sus vecinos.
  • Ese ejercicio tiene tantos errores ortográficos que no puede superar la prueba.
  • Tengo muy poco tiempo como para detenerme a escucharte.
  • Después de sus buenos actos tiene una gran reputación.
  • Esa enfermedad tiene una gravedad muy seria. Eso ha dicho el médico.
  • Por ser jefe ha  tenido más responsabilidades y responsabilidades que nadie.
  • Tiene la virtud de ser honrado como pocos.
  • Tiene la tendencia de mostrarse serio ante su trabajo todos los días.

Deja un comentario

Archivado bajo EJERCICIOS LENGUA CASTELLANA

AMBIGÜEDAD HUMORÍSTICA.

Explica la ambigüedad de los siguientes mensajes:

  • Para cuantos entre ustedes tienen hijos y no lo saben, tenemos en la parroquia una zona arreglada para niños.
  • El próximo jueves, a las cinco de la tarde, se va reunir el grupo de las mamás. Cuantas señoras deseen entrar a formar parte de las mamás, por favor, pedir entrevista para que las atienda el párroco en su despacho.
  • El grupo de recuperación de la confianza en sí mismos se reúne el jueves por la tarde, a las ocho. Por favor, para entrar usen la puerta trasera.
  • El viernes, a las siete, los niños del Oratorio representarán la obra “Hamlet” de Shakespeare, en el salón de la iglesia. Se invita a toda la comunidad a tomar parte en esta tragedia.
  • Estimadas señoras, ¡no se olviden de la venta de beneficencia! Es una buena ocasión para liberarse de aquellas cosas inútiles que estorban en casa. Traigan a sus maridos.
  • Tema de la catequesis de hoy: “Jesús camina sobre las aguas”. Catequesis de mañana: “En búsqueda de Jesús”.
  • El coro de los mayores de sesenta años se suspenderá durante todo el verano, con agradecimiento por parte de toda la parroquia.
  • Recuerden en la oración a todos aquellos que están cansados y desesperados de nuestra parroquia.
  • El torneo de baloncesto de las parroquias continúa con el partido del próximo miércoles por la tarde. Venid a aplaudirnos, ¡trataremos de derrotar a Cristo Rey!
  • El precio para participar en el cursillo sobre “oración y ayuno” incluye también las comidas.
  • Por favor, pongan sus limosnas en el sobre, junto con los difuntos que deseen que recordemos.
  • El párroco encenderá su vela en la del altar. El diácono encenderá la suya en la del párroco, y luego encenderá uno por uno a todos los fieles de la primera fila.
  • El próximo martes por la noche habrá cena a base de alubias en el salón parroquial. A continuación tendrá lugar un concierto.
  • Recuerden que el jueves empieza la catequesis para niños y niñas de ambos sexos.
  • El mes de noviembre terminará con un responso cantado por todos los difuntos de la parroquia.

Deja un comentario

Archivado bajo EJERCICIOS LENGUA CASTELLANA

PUNTUACIÓN

Distingue los distintos contextos:

  • Querido Juan: Antonio come mucho/ Querido Juan Antonio: come mucho.
  • Señor: muerto está, tarde llegamos/ Señor muerto: esta tarde llegamos.
  • Tú, hijo, come bien / Tu hijo come bien.
  • Los niños, que son buenos, irán al cielo/ Los niños que son buenos irán al cielo.
  • Eres muy “listo”/ Eres muy listo.
  • No lo hice como me dijiste /No lo hice, como me dijste.

Deja un comentario

Archivado bajo EJERCICIOS LENGUA CASTELLANA

TIILDES.

Anota el distinto significado de las siguientes palabras según su cambio de acentuación:

  • DEPOSITO:
  • AMPLIO:
  • CANTARA:
  • PRACTICO:
  • CRITICO:
  • APOSTROFO:
  • ARBITRO:
  • ESPECIFICO:
  • INTIMO:
  • OXIGENO:
  • ROTULO:
  • ULTIMO:
  • PERPETUO:
  • CIRCULO:
  • ESTIMULO:
  • INVALIDO:
  • MODULO:
  • PALPITO:
  • SOLICITO:
  • VALIDO:
  • EJERCITO:
  • EXPLICITO:
  • JUBILO:
  • MONOLOGO:
  • PARTICIPE:
  • TERMINO:
  • VINCULO:
  • PRONOSTICO:
  • CELEBRE:
  • PIE:
  • DIAGNOSTICO:
  • ANIMO:
  • ARTICULO:
  • HABITO:
  • LEGITIMO:
  • NAUFRAGO:
  • TITULO:
  • VOMITO:
  • CAPITULO:
  • CONTRARIO:
  • INTEGRO:
  • LIMITE:
  • PROSPERO:
  • TRAFICO:
  • CITARA:
  • DIALOGO:
  • EQUIVOCO:
  • INTERPRETE:
  • LIQUIDO:
  • OXIDO:
  • PUBLICO:
  • TRAMITE:
  • CONTINUO:
  • Distingue también los significados de las palabras subrayadas en estos contextos:
  1. Dicen que pasé por el parque.
  2. Dicen que paseé por el parque.
  3. Dicen que pase por el parque.

Deja un comentario

Archivado bajo EJERCICIOS LENGUA CASTELLANA

A. KOESTLER. El verdugo

Cuenta la historia que había una vez un verdugo llamado Wang Lun, que vivía en el reino del segundo emperador de la dinastía Ming. Era famoso por su habilidad y rapidez al decapitar a sus víctimas, pero toda su vida había tenido una secreta aspiración jamás realizada todavía: cortar tan rápidamente el cuello de una persona que la cabeza quedara sobre el cuello, posada sobre él. Practicó y practicó y finalmente, en su año sesenta y seis, realizó su ambición.

Era un atareado día de ejecuciones y él despachaba cada hombre con graciosa velocidad; las cabezas rodaban en el polvo. Llegó el duodécimo hombre, empezó a subir el patíbulo y Wang Lun, con un golpe de su espada, lo decapitó con tal celeridad que la víctima continuó subiendo. Cuando llegó arriba, se dirigió airadamente al verdugo:

-¿Por qué prolongas mi agonía? -le preguntó-. ¡Habías sido tan misericordiosamente rápido con los otros!

Fue el gran momento de Wang Lun; había coronado el trabajo de toda su vida. En su rostro apareció una serena sonrisa; se volvió hacia su víctima y le dijo:

-Tenga la bondad de inclinar la cabeza, por favor.

Deja un comentario

Archivado bajo TEXTOS LITERARIOS

YALAL AL-DIN RUMI. Salomón y Azrael

Un hombre vino muy temprano a presentarse en el palacio del profeta Salomón, con el rostro pálido y los labios descoloridos.

Salomón le preguntó:

-¿Por qué estás en ese estado?

Y el hombre le respondió:

-Azrael, el ángel de la muerte, me ha dirigido una mirada impresionante, llena de cólera. ¡Manda al viento, por favor te lo suplico, que me lleve a la India para poner a salvo mi cuerpo y mi alma!

Salomón mandó, pues, al viento que hiciera lo que pedía el hombre. Y, al día siguiente, el profeta preguntó a Azrael:

-¿Por qué has echado una mirada tan inquietante a ese hombre, que es un fiel? Le has causado tanto miedo que ha abandonado su patria.

Azrael respondió:

-Ha interpretado mal mi mirada. No lo miré con cólera, sino con asombro. Dios, en efecto, me había ordenado que fuese a tomar su vida en la India, y me dije: ¿Cómo podría, a menos que tuviese alas, trasladarse a la India?

Deja un comentario

Archivado bajo TEXTOS LITERARIOS

ANTON CHÉJOV. Poquita cosa

Hace unos día invité a Yulia Vasilievna, la institutriz de mis hijos, a que pasara a mi despacho. Teníamos que ajustar cuentas.

-Siéntese, Yulia Vasilievna -le dije-. Arreglemos nuestras cuentas. A usted seguramente le hará falta dinero, pero es usted tan ceremoniosa que no lo pedirá por sí misma… Veamos… Nos habíamos puesto de acuerdo en treinta rublos por mes…

-En cuarenta…

-No. En treinta… Lo tengo apuntado. Siempre le he pagado a las institutrices treinta rublos… Veamos… Ha estado usted con nosotros dos meses…

-Dos meses y cinco días…

-Dos meses redondos. Lo tengo apuntado. Le corresponden por lo tanto sesenta rublos… Pero hay que descontarle nueve domingos… pues los domingos usted no le ha dado clase a Kolia, sólo ha paseado… más tres días de fiesta…

A Yulia Vasilievna se le encendió el rostro y se puso a tironear el volante de su vestido, pero… ¡ni palabra!

-Tres días de fiesta… Por consiguiente descontamos doce rublos… Durante cuatro días Kolia estuvo enfermo y no tuvo clases… usted se las dio sólo a Varia… Hubo tres días que usted anduvo con dolor de muela y mi esposa le permitió descansar después de la comida… Doce y siete suman diecinueve. Al descontarlos queda un saldo de… hum… de cuarenta y un rublos… ¿no es cierto?

El ojo izquierdo de Yulia Vasilievna enrojeció y lo vi empañado de humedad. Su mentón se estremeció. Rompió a toser nerviosamente, se sonó la nariz, pero… ¡ni palabra!

-En víspera de Año Nuevo usted rompió una taza de té con platito. Descontamos dos rublos… Claro que la taza vale más… es una reliquia de la familia… pero ¡que Dios la perdone! ¡Hemos perdido tanto ya! Además, debido a su falta de atención, Kolia se subió a un árbol y se desgarró la chaquetita… Le descontamos diez… También por su descuido, la camarera le robó a Varia los botines… Usted es quien debe vigilarlo todo. Usted recibe sueldo… Así que le descontamos cinco más… El diez de enero usted tomó prestados diez rublos.

-No los tomé -musitó Yulia Vasilievna.

-¡Pero si lo tengo apuntado!

-Bueno, sea así, está bien.

-A cuarenta y uno le restamos veintisiete, nos queda un saldo de catorce…

Sus dos ojos se le llenaron de lágrimas…

Sobre la naricita larga, bonita, aparecieron gotas de sudor. ¡Pobre muchacha!

-Sólo una vez tomé -dijo con voz trémula-… le pedí prestados a su esposa tres rublos… Nunca más lo hice…

-¿Qué me dice? ¡Y yo que no los tenía apuntados! A catorce le restamos tres y nos queda un saldo de once… ¡He aquí su dinero, muchacha! Tres… tres… uno y uno… ¡sírvase!

Y le tendí once rublos… Ella los cogió con dedos temblorosos y se los metió en el bolsillo.

Merci -murmuró.

Yo pegué un salto y me eché a caminar por el cuarto. No podía contener mi indignación.

-¿Por qué me da las gracias? -le pregunté.

-Por el dinero.

-¡Pero si la he desplumado! ¡Demonios! ¡La he asaltado! ¡La he robado! ¿Por qué merci?

-En otros sitios ni siquiera me daban…

-¿No le daban? ¡Pues no es extraño! Yo he bromeado con usted… le he dado una cruel lección… ¡Le daré sus ochenta rublos enteritos! ¡Ahí están preparados en un sobre para usted! ¿Pero es que se puede ser tan tímida? ¿Por qué no protesta usted? ¿Por qué calla? ¿Es que se puede vivir en este mundo sin mostrar los dientes? ¿Es que se puede ser tan poquita cosa?

Ella sonrió débilmente y en su rostro leí: “¡Se puede!”

Le pedí disculpas por la cruel lección y le entregué, para su gran asombro, los ochenta rublos. Tímidamente balbuceó su merci y salió… La seguí con la mirada y pensé: ¡Qué fácil es en este mundo ser fuerte!

Deja un comentario

Archivado bajo TEXTOS LITERARIOS

JULIO CORTÁZAR. INSTRUCCIONES PARA LLORAR Y DARLE CUERDA AL RELOJ.

PREÁMBULO A LAS INSTRUCCIONES PARA DAR CUERDA AL RELOJ

Piensa en esto: cuando te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire. No te dan solamente el reloj, que los cumplas muy felices y esperamos que te dure porque es de buena marca, suizo con áncora de rubíes; no te regalan solamente ese menudo picapedrero que te atarás a la muñeca y pasearás contigo. Te regalan -no lo saben, lo terrible es que no lo saben-, te regalan un nuevo pedazo frágil y precario de ti mismo, algo que es tuyo pero no es tu cuerpo, que hay que atar a tu cuerpo con su correa como un bracito desesperado colgándose de tu muñeca. Te regalan la necesidad de darle cuerda todos los días, la obligación de darle cuerda para que siga siendo un reloj; te regalan la obsesión de atender a la hora exacta en las vitrinas de las joyerías, en el anuncio por la radio, en el servicio telefónico. Te regalan el miedo de perderlo, de que te lo roben, de que se te caiga al suelo y se rompa. Te regalan su marca, y la seguridad de que es una marca mejor que las otras, te regalan la tendencia de comparar tu reloj con los demás relojes. No te regalan un reloj, tú eres el regalado, a ti te ofrecen para el cumpleaños del reloj.

INSTRUCCIONES PARA DAR CUERDA AL RELOJ

Allá al fondo está la muerte, pero no tenga miedo. Sujete el reloj con una mano, tome con dos dedos la llave de la cuerda, remóntela suavemente. Ahora se abre otro plazo, los árboles despliegan sus hojas, las barcas corren regatas, el tiempo como un abanico se va llenando de sí mismo y de él brotan el aire, las brisas de la tierra, la sombra de una mujer, el perfume del pan.

¿Qué más quiere, qué más quiere? Átelo pronto a su muñeca, déjelo latir en libertad, imítelo anhelante. El miedo herrumbra las áncoras, cada cosa que pudo alcanzarse y fue olvidada va corroyendo las venas del reloj, gangrenando la fría sangre de sus rubíes. Y allá en el fondo está la muerte si no corremos y llegamos antes y comprendemos que ya no importa.

INSTRUCCIONES PARA LLORAR

Dejando de lado los motivos, atengámonos a la manera correcta de llorar, entendiendo por esto un llanto que no ingrese en el escándalo, ni que insulte a la sonrisa con su paralela y torpe semejanza. El llanto medio u ordinario consiste en una contracción general del rostro y un sonido espasmódico acompañado de lágrimas y mocos, estos últimos al final, pues el llanto se acaba en el momento en que uno se suena enérgicamente.
Para llorar, dirija la imaginación hacia usted mismo, y si esto le resulta imposible por haber contraído el hábito de creer en el mundo exterior, piense en un pato cubierto de hormigas o en esos golfos del estrecho de Magallanes en los que no entra nadie, nunca.
Llegado el llanto, se tapará con decoro el rostro usando ambas manos con la palma hacia adentro. Los niños llorarán con la manga del saco contra la cara, y de preferencia en un rincón del cuarto. Duración media del llanto, tres minutos.

1 comentario

Archivado bajo TEXTOS LITERARIOS