Archivo diario: 26 abril, 2011

“Principios” ( o finales) de algunos “estudiantes”

-El alumno no copia, contrasta resultados.
-El alumno no saca chuletas (machetes), recuerda el tema.
-El alumno no duerme en clase, reflexiona.
-El alumno no hace pira, su presencia es requerida en el bar.
-El alumno no habla en clase, intercambia impresiones.
-El alumno no mastica chicle, fortalece sus encías.
-El alumno no come pipas, estudia botánica.
-El alumno no lee revistas en clase, se informa.
-El alumno no pinta en las mesas, practica expresión artística.
-El alumno no llega nunca tarde a clase, los demás se adelantan.
-El alumno no se cansa en gimnasia, guarda fuerzas.
-El alumno no se retrasa, le retienen.
-El alumno no se distrae, examina los fluorescentes.
-El alumno no tira tizas, estudia la Ley de la Gravedad.
-El alumno no suspende, le suspenden.
-El alumno no tira papeles al suelo, se le caen.
-El alumno no corre por los pasillos, hace pruebas de velocidad.
-El alumno no escupe, descongestiona las fosas nasales.
-El alumno no pasa del profesor, el profesor pasa del alumno.
-El alumno si ve a alguien que descansa le ayuda.
-El alumno que tiene ganas de trabajar se sienta y espera que se le pase.
-El alumno no destroza el colegio, le da un toque modernista.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo ARTÍCULOS

Decálogo para formar un delincuente

1: Comience desde la infancia dando a su hijo todo lo que pida. Así crecerá convencido de que el mundo entero le pertenece.

2: No se preocupe por su educación ética o espiritual. Espere a que alcance la mayoría de edad para que pueda decidir libremente.

3: Cuando diga palabrotas, ríaselas. Esto lo animará a hacer cosas más graciosas.

4: No le regañe ni le diga que está mal algo de lo que hace. Podría crearle complejos de culpabilidad.

5: Recoja todo lo que él deja tirado: libros, zapatos, ropa, juguetes. Así se acostumbrará a cargar la responsabilidad sobre los demás.
6: Déjele leer todo lo que caiga en sus manos. Cuide de que sus platos, cubiertos y vasos estén esterilizados, pero no de que su mente se llene de basura.

7: Riña a menudo con su cónyuge en presencia del niño, así a él no le dolerá demasiado el día en que la familia, quizá por su propia conducta, quede destrozada para siempre.

8: Dele todo el dinero que quiera gastar. No vaya a sospechar que para disponer del mismo es necesario trabajar.

9: Satisfaga todos sus deseos, apetitos, comodidades y placeres. El sacrificio y la austeridad podrían producirle frustraciones.

10: Póngase de su parte en cualquier conflicto que tenga con sus profesores y vecinos. Piense que todos ellos tienen prejuicios contra su hijo y que de verdad quieren fastidiarlo.

Pincha aquí

Y cuando su hijo sea ya un delincuente, proclamad que nunca pudisteis hacer nada por él.

1 comentario

Archivado bajo ARTÍCULOS, VÍDEOS