VALLE-INCLÁN


valle inclan

Tenía un aspecto displicente, misterioso, aventurero, decadente y linajudo, además de amigo de la bohemia, modernista y tertuliano de los cafés.Se hizo famosa la escena en la que se vanagloriaba de ser manco cual Cervantes; sin embargo Jacinto Benavente le recordó que su tara no se debía a una heroica batalla (como la de Lepanto con el Cervantes antes citado), sino a una disputa con Manuel Bueno, con el que se solía reunir en sus conocidas tertulias.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo ANECDOTARIO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s