FRANÇOIS VILLON


(1431-1463) Clérigo, poeta “goliárdico”, ladrón, asesino y “bohemio” (antes de tiempo). La condena a muerte en la horca le lleva a redactar su Testamento, donde  explica cómo los ahorcados hablan, cómo los cuervos picotean sus ojos y el viento los mece, obligándolos a no estar quietos ni siquiera en la muerte. Son poemas en estado puro, bellísimas e inquietantes reflexiones sobre la vida y la muerte.

Como recuerdo de la horca y en tono irónico escribió el poema:

Yo soy François, lo cual me pesa,
Nacido en París, junto a Pontoise,
Y de la cuerda de una toesa
Sabrá mi cuello que mi culo pesa.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo ANECDOTARIO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s