LA PROSA CASTELLANA DEL SIGLO XIII, ALFONSO X.


LA ESCUELA DE TRADUCTORES DE TOLEDO:

Entre los siglos XII y XIII se desarrolla en Toledo un fenómeno cultural conocido como Escuela de Traductores. Esta denominación no debe llevar a pensar en un centro educativo con profesores y estudiantes, sino más bien en un grupo de personas, que podemos considerar “humanistas”, que trabajaron juntas o siguieron unos métodos comunes para trasladar a Europa la sabiduría de Oriente y -en especial- la de los antiguos griegos y los árabes. Está considerada como una mina cultural en la Europa de la Edad Media.

alfonso_x_el_sabio_y_su_corte

La Escuela de Traductores de Toledo tuvo dos periodos:

  1. El del arzobispo don Raimundo de Sauvetat  (siglo XII) que impulsó la traducción de obras de filosofía y religión del árabe al latín. Gracias a su labor, en las universidades europeas comenzó a conocerse el aristotelismo neoplatónico. Se tradujeron libros de Aristóteles comentados por filósofos árabes como Avicena, de autores hispano- judíos, y también se tradujeron el Corán y los Salmos del Antiguo Testamento. Por otra parte, en esta fase se empieza a recibir la ciencia oriental en Europa. Los métodos de traducción evolucionaron con el tiempo. En un primer momento, un judío o cristiano conocedor del árabe traducía la obra original al romance oralmente ante un experto conocedor del latín que, a continuación, iba redactando en esta lengua lo que escuchaba. Más tarde, en la época de Álfonso X, los libros fueron traducidos por un único traductor conocedor de varias lenguas, cuyo trabajo era revisado al final por un enmendador.
  2. ALFONSO X, EL REY SABIO.

    (siglo XIII)

En esta segunda fase las traducciones ya no se hacen al latín, sino al castellano, con lo que el romance se desarrollará para ser capaz de abordar temas científicos que hasta entonces sólo habían sido tratados en latín. Comienza la etapa de las traducciones de tratados de astronomía, física , alquimia y matemática. Destaca por su carácter universalista, enciclopedista y divulgador y por su ansia por el saber. La recepción de un caudal de conocimientos tan enorme fructifica en la composición, a instancias del rey, de obras originales:

De temática científica:

Las Tablas Alfonsíes. Versa sobre el movimiento de los planetas)

Lapidario. Sobre las virtudes de las piedras preciosas.

De temática recreativa:

Libros del ajedrez, dados y tablas

De temática legal:

Las siete partidas. Constituye el código más importante de toda la Edad Media.

Fuero real.

De temática histórica:

Estoria de España.

General estoria.

Obra lírica:

Cantigas de santa María. Son las únicas de carácter literario. Están escritas en gallego-portugués.

Estilo:

  • No posee un estilo personal porque Alfonso no fue más que un “auctor de auctores”, es decir, se encargaba de supervisar el trabajo. Esto lo podemos deducir gracias a que no se presenta una uniformidad lingüística: leonesismos, aragonesismos o provenzalismos.
  • Aportará una grafía más unificada y menos caótica que anteriormente. Se evitarán los latinismos. Sigue el habla toledana como norma; Lo que considera como “castellano drecho”.
  • Lingüísticamente realizó un gran trabajo, sin embargo aún se muestran signos de inmadurez como la constante repetición de las conjunciones “et” y “que”.

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Archivado bajo APUNTES LITERATURA, VÍDEOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s